sábado, agosto 19, 2006

Hilario Camacho

Entre los 60 y los 70, mientras la mayoría de los cantautores permanecían en las catacumbas del panfletismo barato y los tres acordes mínimos, Hilario ya estaba experimentando con la psicodelia, con el rock, con el blues,con sonoridades diferentes, con metáforas oníricas...ninguno como él asimiló las enseñanzas de los Beatles, de Dylan, de Janis Joplin, de toda esa eclosión creativa de aquella época dorada de la música popular.

Se puede decir que era de los pocos cantautores que se metió de cabeza en el underground, impregnándose también de la poesía de la generación Beat (Allen Ginsberg y compañía), sin dejar de lado referentes hispánicos (Machado, Lorca...).

Durante los 70 siguió experimentando y grabó dos discos sobresalientes, que para mí son de lo más grande que se ha hecho en la música española: "De paso" y "Estrella del alba". Estos discos pueden encontrarse en catálogos de discos de rock progresivo español, y es que Hilario siempre fue algo más que un cantautor, fue un músico inquieto como pocos.

En los años 80 aflora su faceta más urbana, lo cual encaja con las corrientes estilísticas de dicha década, con la diferencia de que este cambio en Hilario se da de una forma natural, más allá de la pose forzada que muchos cantautores de la época adoptan para intentar adaptarse a ese tiempo. Fruto de esta etapa son grandes canciones como "Madrid amanece", "Taxi", etc.

Es en esta época en la que roza el éxito de masas gracias a la canción que compuso para la famosa serie de tv "Tristeza de amor". Como curiosidad, es bueno saber que también compuso la canción de la serie de dibujos animados "David el Gnomo", que tanto marcó a nuestra generación. No abandonó su inclinación por el rock, y siempre se rodeó de músicos de gran altura, y en directo demostraba su valía como músico y cantante.

En los 90 siguió experimentando y enriqueciendo su repertorio con ritmos latinos, boleros, etc, sin abandonar el blues y el rock; muestra de todo esto es el disco "Lunático Veneno", que supone un paso cualitativo más en la obra de este genio.

Ya entrado el nuevo milenio siguió por el mismo camino, con su disco "No cambies por nada", otro ramillete de excelentes canciones del más variado registro, si bien no encontró la respuesta que hubiese merecido a niveles de venta.

La carrera de Hilario fue un camino a contracorriente, llena de altibajos en lo que a promoción y ventas se refiere, si bien cualitativamente siempre estuvo en primerísima línea.

Para mí, Hilario siempre ha sido de lo más grande. A la hora de componer y de ver la música, ha sido el músico con el que más me he identificado, por esa manera suya de ser tan rockero, tan folkie, tan cantautor, por sus versos sencillos pero directos, por su inquietud y su búsqueda, por esa manera que tenía (y tiene, que los músicos son para siempre) de ser arquitecto de sueños. Por todo eso, porque es tan parte de mí, he decidido dedicarle mi humilde grabación.

Pd: recomiendo a aquellos que no le hayáis escuchado en profundidad que os animéis, que tiene grandes canciones.

1 Comments:

Blogger Fran said...

Sí, yo recomiendo escuchar a Hilario.El mejor Hilario de De paso Y estrella del Alba. Cuando con esos 15,16,17,18 años, ya estabamos entre lo que nos llegaba de musica "comprometida" de allende los mares,y nuestros "reinvicadores" nacionales;Hilario aportaba el enlace con la musica rock y moderna que vendría,comprometida y llena de poesía.
Sí, Hilario se merece un gran lugar, "qué .........!!!",lo tiene donde debe tenerlo, :dentro de todos aquellos que lo admiramos.
Salud y gracias Hilario.

De un bandolero de la Serrania.

Paco Cabello

9:44 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home